Deporte para mayores

Estos son los beneficios del aeroyoga para las personas mayores

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Sábado 9 de noviembre de 2019

3 minutos

Este tipo de yoga mejora la flexibilidad, relaja la espalda y alivia tensiones, entre otras ventajas

Estos son los beneficios del aeroyoga para las personas mayores

Una de las formas más divertidas y originales de aprovechar todo lo bueno que trae el yoga es intentar probar unas de sus modalidades. Una modalidad que se hace colgado del techo. Vamos a explicarlo, estamos hablando del aeroyoga, una forma de esta disciplina deportiva que combina estos ejercicios y posturas del yoga más tradicional, pero con la ayuda de una tela elástica que pende en el aire.

De esta manera, no solo se potencia el plano de relajación, sino que estos movimientos en el aire y en suspensión sirven, sobre todo y aunque no pueda parecer cierto, a mejorar la postural corporal y corregir muchas de las molestias que una persona mayor pueda sentir en su espalda.

Pero si lo estás pensando, no te preocupes, no hay peligro alguno de caerse. Las posturas se hacen de forma suave y delicada y apenas estarás a unos centímetros del suelo y con una esterilla para amortiguar las posibles caídas.

Estos son los beneficios del aeroyoga para las personas mayores

Los beneficios del yoga aéreo

No solo hablamos de posturas de yoga, en esta modalidad también realizarás algunos giros y posiciones cercanos al pilates, a la gimnasia holística e incluso a la danza contemporánea

No creas que este tipo de ejercicio físico solo lo pueden hacer los jóvenes que tengan una constitución atlética y gocen de una buena flexibilidad. No hay condicionantes previos para hacer aeroyoga, tengas la edad que tengas y si tu salud es buena. Lo único que puedes hacer para evitar riesgos es adaptar estas rutinas a las necesidades de cada uno. Los movimientos no son bruscos y siempre contarás con la ayuda del monitor, así que no te resultará complicado "engancharte" a esto del yoga en el aire. 

Al cabo de unas cuantas sesiones empezarás a notar los primeros beneficios de esta disciplina milenaria que aúna cuerpo y mente:

  • Este tipo de yoga ayuda a que los mayores puedan reforzar y fortalecer no solo su musculatura, sino incrementar todo lo relativo a su flexibilidad. Además, estas posturas en ingravidez ayudan a reducir las molestias en caso de dolor de cuello o espalda, ya que los movimientos consiguen estirar toda la parte de la columna y descomprimir las vértebras. En definitiva, practicar aeroyoga es una buena noticia para la salud ósea y muscular de los mayores; también en la rehabilitación de las lesiones que podamos tener. 
  • Además, otro de los aspectos positivos es que contribuye a facilitar el drenaje linfático y circulatorio por todo nuestro organismo, así como reactivar varios sistemas esenciales para nuestra salud. como son el digestivo, el respiratorio o el urinario. 
  • En un plano físico, estas posturas y movimientos afinarán nuestra figura y combatirán la flacidez.
  • Gracias al aeroyoga tenemos una mayor conciencia de nuestra postura corporal, lo que nos sirve para corregirla al tiempo que vamos sabiendo cómo se comportan todos los elementos de nuestro cuerpo. 
  • Y a nivel mental, esa hora colocado boca abajo (solo en algunos momentos puntuales) ayuda a liberar todo el estrés y la ansiedad que podamos sentir. De esta manera, conciliaremos mejor el sueño, despertaremos nuestra parte creativa y nos divertiremos experimentando esa sensación de libertad en el aire.
Estos son los beneficios del aeroyoga para las personas mayores

¿Quieres probar alguna modalidad más?

Si te ha resultado interesante todo lo que te hemos contado sobre el yoga aéreo y sus numerosos beneficios a nivel físico y mental para los mayores, te gustará saber que existe otra modalidad de yoga en esa misma línea especial y de originalidad. Hablamos del akroyoga, que puedes practicar y compartir con una pareja. Te contamos en qué consiste y cuáles son sus puntos fuertes para la salud.

En este caso decimos lo mismo que con el aeroyoga. Se puede hacer independientemente de la edad o de la condición física. La única premisa es que no tengamos problemas serios de salud y que adaptemos nuestras propias capacidades. De esta manera, podremos empezar a practicar esta modalidad que combina acrobacias, yoga y masaje tailandés con ayuda de otra persona, en la que nos apoyaremos para dar vida a esas posiciones.

Y es que gracias a la conjunción de todas estas disciplinas podremos desarrollar la fuerza, el equilibrio y la confianza en el otro, así como mejorar nuestra respiración y concentración. Además, estas posturas favorecen la agilidad, la fuerza, reducen la ansiedad y despejan la mente de las preocupaciones. 

Por último, la necesidad de compartir esta práctica con otra persona puede resultar más que positivo para afianzar la relación de pareja. No solo se hacen más fuertes esos lazos de confianza y compenetración a los que hemos aludido antes, sino que hay una mayor comunicación entre ambas partes gracias a este divertido juego. ¡Namasté!

0

No hay comentarios ¿Te animas?