Deporte para mayores

Tres ejercicios para descargar de tensión tus hombros

Verónica Mollejo

Domingo 5 de mayo de 2019

2 minutos

Una mala postura, el estrés o poner el teclado muy alto pueden provocar tensión en los hombros

La tensión en los hombros es un síntoma muy habitual (bigstockphoto)

Aunque normalmente pasen desapercibidos, los hombros son las articulaciones con mayor movilidad del cuerpo humano, aunque también las más sensibles e inestables. Y es que los ligamentos y los músculos son los responsables de mantenerlos unidos al tórax, motivo por el que son más vulnerables a todos esos factores que provocan tensión muscular. Sin ir más lejos, el estrés suele ir acompañado de una reacción que muchas veces experimentas de manera espontánea y sin darte cuenta: elevar y tensar los hombros. Un exceso que, en la mayoría de ocasiones, pasa inadvertido hasta los primeros signos de dolor.

Como consecuencia, puedes ver limitada la movilidad de la espalda, los brazos o el cuello, perjudicando al mismo tiempo tu postura y aumentando el riesgo de sufrir otras lesiones. Afortunadamente, existen varios ejercicios capaces de devolver la flexibilidad a esta zona del cuerpo y eliminar esa tensión acumulada que puede causar estragos.

Cómo reducir la tensión de los hombros

A pesar de que es un dolor que puede permanecer contigo bastantes días, las causas que hay detrás son de lo más simples, motivo porque el que se trata de un síntoma tan común en la actualidad. Hablamos del acto de coger el teléfono con el hombro y la oreja, escribir en un teclado que está demasiado alto, levantar mucho peso, episodios de estrés y ansiedad y, por supuesto, una mala postura continuada.

Hombre estirando el cuello y los hombros (bigstockphoto)

Además, a veces esa tensión puede ir acompañada de otros síntomas como, por ejemplo, dolor de cabeza, espasmos o incapacidad para mover el cuello, como ya hemos visto anteriormente. ¿Cómo puedes solucionarlo desde la comodidad de tu propia casa? Muy fácil, con los siguientes ejercicios:

  • Estiramiento de extensión. Colócate erguido con los brazos a ambos lados del torso y los hombros relajados. A continuación, debes levantar la cabeza, como si miraras hacia arriba. Intenta mantener la boca cerrada y los dientes juntos para que el estiramiento se mucho más profundo. Además, este ejercicio sirve para relajar la espalda.

  • Estiramiento de protracción. En este caso, también debes permanecer en posición vertical y mantener la cabeza erguida, pero al mismo tiempo colocar la barbilla paralela al suelo. Después, empuja la cabeza hacia delante con la barbilla hacia afuera. Durante todo el ejercicio, no debes dejar que la barbilla caiga al suelo. Mantén esta posición durante unos segundos y repítela en varias ocasiones para relajar la zona.

  • Estiramiento de flexión. En primer lugar, siéntate en una silla, cruza los brazos uno sobre otro y colócalos entre las piernas. A continuación, deja que la cabeza caiga hacia delante suavemente e inclina un poco el cuerpo hacia atrás. Eso sí, no fuerces el músculo ni el movimiento de la cabeza hacia abajo, debes ejecutarlo con suavidad y totalmente relajado, deja que el peso de la cabeza haga todo el trabajo.
0

No hay comentarios ¿Te animas?