Política

28A: Victoria del PSOE, pero... ¿ganan los mayores?

65ymás

Lunes 29 de abril de 2019

11 minutos

Batacazo del PP, entrada de Vox en el Congreso y escalada de Ciudadanos

28A: Victoria del PSOE, pero... ¿ganan los mayores?
65ymás

Lunes 29 de abril de 2019

11 minutos

Así vivimos el 28A en directo

El PSOE se ha convertido este domingo de nuevo en la primera fuerza política. Los socialistas (123 diputados) y Unidas Podemos (42) suman 165 escaños frente a los 147 del bloque de la derecha. Vox entra en el Congreso con 24 diputados y Ciudadanos escala posiciones y logra 57 escaños. Por último, el gran derrotado del 28A es el PP, que se ha llevado el mayor batacazo de su historia y se queda en 66 escaños.

Este 28A se ha producido un vuelco electoral y la situación se ha revertido con respecto a los resultados de los comicios de 2016. En aquel momento la derecha aventajó a la izquierda en 13 escaños (169 frente a 156) y ahora el bloque de izquierda (PSOE y Unidas Podemos) supera al de la derecha (PP, Cs y Vox) en 18 escaños.

Resultados 28A

 

La fragmentación del voto del centroderecha y los nacionalismos han hecho que el PSOE vuelva a ser primera fuerza política en unas generales en todas las comunidades autónomas salvo en Cataluña (donde lo ha sido ERC), País Vasco (PNV) y Navarra (Navarra Suma) y en la Ciudad Autónoma de Melilla (PP).

No obstante, ninguno de los bloques izquierda/derecha logra mayoría, aunque el PSOE sí podría alcanzar la mayoría absoluta con Ciudadanos (180 escaños).

En ese contexto cobra relevancia la situación de las formaciones de ámbito territorial, como Esquerra (ERC), que sube a 15 escaños (3,90%), Junts con 7 diputados (1,92%), el PNV sube a 6 (1,56%) y EH Bildu con cinco (1,02%). También tienen representación Navarra Suma (UPN, PP y Cs) con dos diputados para la formación foralista; Coalición Canaria con otros dos diputados (0,47%), Compromís que cae a uno (0,66%) y se estrena el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) con un diputado y el 0,20%.

Debacle del PP

El PP ha perdido 3,6 millones de votos y 71 escaños, al 99% escrutado, con respecto a los comicios de 2016, un hundimiento que lo sitúa por debajo del suelo electoral de la Alianza Popular de Manuel Fraga en 1986, cuando logró 105 escaños y el 25,97% de los votos.

El PP se ha quedado además cerca de sufrir el sorpaso por parte de Ciudadanos, que se ha situado a 9 escaños de distancia de los 'populares' y solo les separan 210.000 votos (superando ambas formaciones los 4 millones de votos). La formación de Albert Rivera sí ha logrado adelantarse en las comunidades de Madrid, Andalucía, Aragón, Cataluña y las Islas Baleares.

Senado y Comunidad Valenciana

El 28A ha sido sin duda la noche del PSOE. Los socialistas han ganado también las elecciones al Senado en las generales al obtener, con el 94 por ciento de los votos escrutados, 122 escaños de los 208 que se eligen, 79 más que en 2016 y muy por delante del PP, que se ha quedado en 55, 75 menos que hace tres años. ERC ha mantenido la tercera posición con 11 escaños, uno más, y el PNV se alza al cuatro puesto al pasar de cinco a nueve senadores. Vox no ha obtenido representación.

En cuanto a las autonómicas celebradas también este 28A en la Comunidad Valenciana, con un 82% del escrutinio, el PSPV ganarías las elecciones con 27 diputados y podría repetir el pacto del Botánico al sumar los 16 diputados de Compromís y los 8 de Podemos. En el bloque de la derecha el PP sumaría 20 diputados y Ciudadanos obtendría 18 representantes. VOX irrumpiría en las Cortes Valencianas con 10 diputados. 

Una vez resumida la jornada llega el momento de preocuparse del ¿y ahora qué?

Con este resultado… ¿ganan los mayores?

Finalmente, entre pactos, posibles abstenciones en votaciones de investidura y demás movimientos que empezarán a producirse en la próximas horas, el partido liderado por Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) será con toda probabilidad el que termine gobernando.

De las principales fuerzas políticas, el PSOE es el partido que lidera el porcentaje de medidas dedicadas a los mayores en su programa (un 10%), seguido de PP (7,6%), de Ciudadanos (5,1%) y de Unidas Podemos (4%). Ahora bien, los populares son los que dedican un apartado en exclusiva a este colectivo, pero como en la mayoría de las propuestas presentadas por las formaciones la concreción no es una de sus cualidades, por lo que se quedan en buenas intenciones sin que el ciudadano pueda saber cómo se concretarán o si pasarán de la mera promesa.

Tal como reivindican los pensionistas, todos los partidos incluyen la actualización de las pensiones con el IPC. Sin embargo, solo PSOE y Unidas Podemos se comprometen en su programa a incrementar las pensiones mínimas y no contributivas.

En este punto, Pedro Sánchez, en una reciente entrevista concedida a 65Ymas declaró que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) “podría servir de referencia para fijar las cuantías mínimas de las pensiones, en el bien entendido que en algunos casos (según el tipo de pensión y las condiciones familiares del pensionista) puede ser superior y en otros, inferior”. Una propuesta que los economistas y expertos consultados por este diario tacharon de electoralista y muy difícil de llevar a cabo, habida cuenta del déficit que acumula la Seguridad Social, de la falta de ingresos del sistema y de las dificultades para financiar un número creciente de jubilados por cada trabajador y con pensiones cada vez más altas.

En cuanto al resto de reivindicaciones de los mayores, casi nada. Solo menciona revisar el copago, sin más. Más contundente se muestra a la hora de la aprobación de una ley contra la penalización de la eutanasia. Otras de las principales peticiones de las asociaciones de mayores es el aumento de la ayuda a domicilio. Así, reclaman la ampliación y dotación presupuestaria suficiente para la correcta aplicación de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia. Pero los partidos sólo han escuchado esta reclamación parcialmente, y en el caso del PSOE, incorpora en sus programa el refuerzo de los sistemas de teleasistencia.

Algo que sí han concretado los socialistas es su objetivo de mejorar las condiciones de los cuidadores de mayores. Recientemente recuperaron que los cuidadores no profesionales de beneficiarios de la Ley de Dependencia pudieran suscribir un convenio especial con la Seguridad Social sin tener que pagar ellos las cotizaciones equivalentes al tope mínimo del régimen general. A partir de ahora, las cotizaciones sociales de estos convenios, también de los que ya estaban en vigor, corren a cargo de la Administración General del Estado y no generan coste alguno al cuidador no profesional.

Sobre pobreza energética, soledad, despoblación rural o el envejecimiento activo, alguna pincelada o intención de trabajar en ello, pero la absoluta nada sobre la petición de los mayores para ser escuchados y de contar con alguna participación en las cámaras de representación de los ciudadanos.

En esta línea, los mayores, y en concreto la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), valoraron positivamente las propuestas dirigidas a mayores recogidas en el programa del Partido Socialista, pero echaban en falta dos. “La primera e importantísima que le hacemos a su partido es que haga posible que dentro de sus listas electorales se incremente el número de personas mayores”, explicaba el presidente de CEOMA, Juan Manuel Martínez, a este diario. Y añadía: “Hoy, el porcentaje de diputados y senadores en este tramo de edad no llega al 2% en el congreso y al 4% en el senado. Independientemente de la escasa o ridícula representación proporcional del colectivo, nos parece un desperdicio de la experiencia que atesora el mismo”.

En cuanto a la segunda, reclaman que se promueva una Ley por los derechos y el buen trato a las personas mayores que conlleve crear “una oficina especializada en la atención al maltrato de los mayores” con un número de teléfono sencillo de memorizar donde cualquiera pueda denunciar casos de violencia, similar al del 016 que, actualmente, atiende a mujeres maltratadas.

Por su parte, el secretario general de la Federación de Pensionistas de CCOO, Julián Gutiérrez, también valoraba para 65Ymás con optimismo el programa aunque exigía ciertos compromisos a los socialistas. Por ejemplo, sobre la promesa de eliminar el Índice de Revalorización y actualizar las pensiones con el IPC real, Gutiérrez comentaba: “Este índice debe ser sustituido por una fórmula distinta de revalorización pactada en el marco del diálogo social” y añadía: “El objetivo de esta medida debe ser que se mantenga el poder adquisitivo de los pensionistas. Pero, para llevar ésta a cabo, el Gobierno debe garantizar un flujo de recursos sostenido y suficiente en el sistema de Seguridad Social”.