Política

Rosa Díez: "Pedro Sánchez es tan dañino como el peor de los virus"

Ana Bedia

Sábado 7 de marzo de 2020

10 minutos

Entrevista con la expresidenta de UPyD

Rosa Díez: "Pedro Sánchez es tan dañino como el peor de los virus"

"Pedro Sánchez está haciendo mucho daño a nuestra sociedad desde el mismo momento en el que se puso al frente del PSOE. Su obsesión por cavar zanjas entre españoles no nos traerá nada bueno. Su empeño es levantar fronteras entre nosotros, en establecer buenos y malos españoles… es tan dañino como el peor de los virus". Así de tajante, directa y sin pelos en la lengua se muestra la incombustible Rosa Díez (@rosadiezglez), que acaba de presentar, junto al filósofo Fernando Savater, la exdirigente popular María San Gil y el exdiputado socialista Jesús Cuadrado, la plataforma Unión 78, con la que aseguran que pretenden defender los valores constitucionales y revivir el espíritu de ¡Basta Ya!, la asociación que movilizó a la sociedad civil vasca contra ETA. El lema vital de Rosa Díez: “Los resistentes tienen la última palabra”, la imborrable frase de Albert Camus.

PREGUNTA: ¿Cuándo y cómo se empezó a gestar la plataforma Unión 78? 

RESPUESTA: Llevamos unos meses preocupados por la evolución política en España. Y después del debate de investidura y a la vista de que las proclamas de Sánchez –Código Penal ad hoc, ausencia mención de la Constitución, invasión de la esfera judicial, reivindicación de las identidades frente a los derechos…– creímos que había llegado el momento de hacer algo más que quejarse y hablar con la tele desde el sofá.

P: ¿Cuál es su objetivo? 

R: Queremos ser un instrumento para el activismo ciudadano, al margen y más allá de lo que hagan los distintos partidos dentro o fuera de las instituciones. Un instrumento que permita caminar juntos a la inmensa mayoría de españoles que están de acuerdo en la idea central de defender los derechos que hemos conquistado en los últimos cuarenta años de democracia.

P: ¿Qué defienden y reclaman?

R: Promovemos la unión entre españoles con el objetivo de defender los derechos de ciudadanía, la letra y el espíritu del 78, lo que nos hizo ciudadanos. 

P: El primer acto de la plataforma será una manifestación en Madrid durante el mes de marzo. ¿Qué día en concreto? ¿Qué se reivindicará en ella?

R: Queremos salir a la calle de forma pro activa, no contra nadie ni nada, sino a favor de lo que ya tenemos, de lo que caracteriza a una sociedad democrática como la española: el pluralismo político, la separación de poderes, la igualdad ante la ley. Defendemos la Constitución frente a aquellos que la consideran un estorbo para lograr sus objetivos. En España hay costumbre de salir a protestar; nosotros, como hizo Basta Ya! en el pasado, queremos salir a la calle a defender lo que nos une, a reencontrarnos, a sentirnos mayoría. Y lanzar un doble mensaje: al Gobierno, que hay límites que no vamos a tolerar que se traspasen, que son los que acabo de enumerar; a la sociedad, que hay que actuar, que no hay ni espacio, pero tampoco derecho, para la desesperanza. Aún no tenemos fijada fecha concreta, estamos un poco a la expectativa de ver como evoluciona la situación desde el punto de vista sanitario… no queremos generar problemas a nadie. En cuanto elijamos fecha, lo haremos público.

P: En la presentación de la plataforma incidieron en que la asociación no tiene ninguna vinculación con los partidos, y que no permitirán que estos instrumentalicen una movilización que pertenece a la sociedad civil. ¿Ya han tenido algún intento? ¿Y si es Pablo Casado el que se quiere vincular?

R: La Plataforma es política en el sentido de que nuestro objetivo es político, movilizar a los ciudadanos en defensa de los derechos de todos. Pero desde luego que es y será apartidista. Cuando convoquemos actos cualquier persona, grupo, asociación, organización o partido político podrá adherirse o apoyar el evento. Pero los protagonistas serán los ciudadanos. 

Rosa Díez: "Pedro Sanchez es tan dañino como el peor de los virus"

 

P: Hace tiempo usted dijo que era un espíritu positivo que nunca da una batalla por perdida y que tenía como lema la frase de Albert Camus: “Los resistentes tienen la última palabra”. ¿Sigue pensando lo mismo? ¿En breve veremos a Unión 78 convertida en partido?

R: Sí, es uno de mis lemas preferidos. Si, lo sigo pensando: los resistentes tienen la última palabra, siempre. Y no, esta Plataforma no se convertirá ni a corto, ni a medio ni a largo plazo en otra cosa que lo que es: una plataforma de activismo político no institucional. Y cuando no haga falta, pues la disolveremos. Ojalá ese momento llegue pronto, pero mientras haga falta, aquí estaremos.

P: Unión 78 cuenta con destacados apoyos, como el del periodista Carlos Herrera; el de Francisco Vázquez, exalcalde de A Coruña por el PSOE, y el hijo de Fernando Múgica; el cineasta José Luis Garci, el dramaturgo Albert Boadella o el escritor Félix de Azúa. ¿Qué ofrece para que personalidades de distintas ideologías les apoyen?

R: Bueno, ofrecen la imagen de pluralismo y transversalidad que es el corazón de esta plataforma; y se vinculan porque creen necesario hacer lo que estamos haciendo. Cada uno de ellos son además de personas conocidas en sus ámbitos profesionales ciudadanos. Y como tal están, estamos aquí. Esa es la fuerza de este movimiento: la transversalidad, la unión entre personas que en otros aspectos de la vida pensamos de forma diferente pero que nos unimos para defender lo esencial de nuestra sociedad democrática.

P: ¿Qué opina de la mesa de diálogo de Pedro Sánchez y Quim Torra? ¿Servirá para solucionar el problema con Cataluña?

R: La Mesa llamada de diálogo es una perversión democrática. Por el mero hecho de constituirla, Sánchez ha entregado lo que no le pertenece, la soberanía nacional, se ha puesto a negociar sobre ella. Da igual lo que decidan o no alrededor de la autodeterminación, el derecho a decidir o como quieran llamar a la reivindicación de independencia que plantean los sediciosos e inhabilitados que forman parte de esa Mesa. Ese asunto compete a todos los españoles, constituye la esencia de la soberanía nacional, no puede ser abordado en una mesa extraparlamentaria. No nos engañemos;  la citada mesa no pretende ser un instrumento de diálogo propio de los sistemas democráticos y parlamentarios (por eso es extraparlamentaria y bilateral) sino el complemento legitimador de las acciones de los sediciosos.

P: Voy más allá… ¿Es posible una solución para Cataluña? ¿Cuál?

R: En Cataluña hay ciudadanos nacionalistas, independentistas, socialistas ahormados al nacionalismo…, y constitucionalistas sin complejos y sin protección del Estado. Todos son ciudadanos españoles vecinos de Cataluña. Todos tienen derecho a defender sus posiciones y sus propuestas; pero todos han de estar sometidos a las leyes. Nadie puede aspirar a cometer delitos y que estos no sean tenidos en cuenta invocando no sé que peregrino “derecho colectivo, mientras se atacan los derechos individuales de aquellos que no renuncian a seguir siendo ciudadanos españoles y a ejercer como tales. Cualquier solución para Cataluña, como para cualquier otro lugar de España, pasa por aplicar la ley, toda la ley y nada más que la ley. Y por exigir que en el seno de esa comunidad se respete el pluralismo político. Por cierto: no hay que “pagar” nada ni  a nadie por respetar la ley; eso de “algo habrá que darles” de otra época ya sabemos que no era cierto. 

P: ¿Quién tiene la culpa, en su opinión, de la situación a la que se ha llegado en Cataluña?

R: Evidentemente los culpables son los nacionalistas que protagonizaron el golpe de Estado contra la democracia; ha existido responsabilidad, en mayor o menor medida, por parte de los distintos gobiernos de España que creyeron que pagando chantajes a los nacionalistas iban a conseguir que estos se constitucionalizaran, eso es, que defendieran la democracia y a sus instituciones. El Estado ha estado ausente de Cataluña, de la Educación principalmente, pero no solo. Y así hemos llegado a esta situación. Lo que hay que hacer es aprender la lección, extraer conclusiones y actuar  en consecuencia, haciendo justo lo contrario de lo que nos ha traído hasta aquí. El tigre solo come hierba para purgarse…y el nacionalismo es insaciable. Y hay millones de catalanes que necesitan la protección del Estado para que sus derechos sean efectivos. 

P: Sobre las transferencias de nuevas competencias al País Vasco por parte del Gobierno, en concreto la de la gestión económica de las pensiones… ¿Cómo lo valora?

R: Si se transfiere la gestión de los fondos de pensiones al País Vasco (es lo que ha acordado Sánchez con el PNV) se quebrará un principio de igualdad y se romperá, de facto, la Caja única de la Seguridad Social, elemento fundamental para garantizar la igualdad y la solidaridad entre españoles. Hay más de nueve sentencias del TC que así lo establecen y por eso no se ha hecho durante cuarenta años, siempre ha sido una línea roja para todos los gobiernos que hemos tenido. Piénsese que si esa transferencia se culmina, el País Vasco tendrá garantizados los fondos para pagar a los pensionistas vascos (las pensiones más altas de España) al margen de lo que ocurra con la caja Común. El País Vasco es deficitario en unos 4.000 millones (los trabajadores activos vascos ingresan menos de lo que los pensionistas vascos cobran), luego si se transfieren esos fondos llegaríamos a una situación en la que los trabajadores en activo del resto de España, incluso los que menos cobran, garantizarían con sus aportaciones las pensiones de los vascos aunque no llegaran para el resto de españoles. 

P: En 1977, se afilió al Partido Socialista. Fue diputada foral de Vizcaya, parlamentaria y consejera del Gobierno Vasco e incluso Europarlamentaria. En esos momentos se autodefinía como socialdemócrata. Más tarde, en 2007 abandonó el PSOE para fundar UPyD y se llegó a definir como una política social liberal. En las últimas elecciones generales, apoyó la candidatura de Pablo Casado y dijo que era “una ciudadana sin carné pero no neutral". ¿Cómo se define en estos momentos? ¿Cuál fue el desencadenante de todos estos cambios?

R: Yo sigo siendo, desde la perspectiva ideológica, socialdemócrata. Pero hoy la batalla que se libra en España no es ideológica sino democrática, en cierto sentido pre política. Sigo ejerciendo mi libertad para defender las causas en las que creo. 

P: Ha asegurado que "El virus político que sufre España se llama Sánchez". ¿Por qué?

R: Bueno, creo que Sánchez está haciendo mucho daño a nuestra sociedad desde el mismo momento en el que se puso al frente del PSOE. Su obsesión por cavar zanjas entre españoles no nos traerá nada bueno. Su empeño es levantar fronteras entre nosotros, en establecer buenos y malos españoles… es tan dañino como el peor de los virus. La única vacuna es la ciudanía activa. Por eso estamos aquí.

P: ¿Cómo se explica usted que, aunque sin conseguir el aprobado al igual que sus adversarios políticos, sea el líder mejor valorados por los españoles y su reciente victoria electoral?

R: Bueno, los españoles en las encuestas, y según como se haga la pregunta más aún, tienden a valorar a quien manda, aunque en la misma encuesta pongan a caldo las políticas que está impulsando ese mismo líder o muestren una creciente preocupación por el devenir del país. ¿Qué por qué ganó? La respuesta no es sencilla... ¿Ganó porque le creyeron que no iba a gobernar con Podemos, que no dormiría tranquilo con ellos, que reformaría el código penal para castigar de forma más ejemplar a los golpistas… o ganó porque no le creyeron…? Bueno, eso sin contar que ganó, pero perdió casi un millón de votos que gracias a la ley electoral y a su falta de escrúpulos para pactar con todo tipo de delincuentes le ha convertido en Presidente.

P: ¿Algún miembro del Gobierno de Sánchez es de su agrado? ¿Quién y por qué?

R: Esto no es una cuestión personal, no me gusta lo que hacen ni como lo hacen. Me parece regresivo y malo para España. 

P: El líder de Unidas Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno. Pablo Iglesias, ha sufrido un escrache en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. En el mismo aula donde fue increpada usted, en 2010, en un escrache que contó con la presencia de Iglesias y que usted siempre ha asegurado que organizó el líder de Unidad Podemos. ¿Qué le diría sobre este tema si lo tuviera delante?

R: No es que yo haya sostenido que lo organizó, como se puede observar en todos los vídeos en los que se ve como dirigía incluso las preguntas. Él mismo explicó poco después de aquel escrache que intentó que yo le mirara a la cara a quien me increpaba, pero que yo no lo hice. Incluso comentó (Iglesias, en aquella tertulia) que “ella” (por mi) “debe tener un asesor mejor que yo…”. Le diría lo que le dije la primera vez que me encontré con él en los actos de la Constitución de diciembre de 2015, en el Congreso de los Diputados. Yo era Diputada y el aspirante, pero le habían invitado y allí estaba. Le dije que prefería verle allí que haciéndome un escrache en la Universidad.

P: El Comité Asesor de 65Ymás está formado por las 9 asociaciones más importantes de España, que representan a más de 4 millones de personas. Se quejan de que en cuanto una persona cumple los 65 años, se le ignora, ningunea y aparta. Es más, ven con preocupación como las empresas se deshacen del talento sénior en sus ERE sin dar valor a la experiencia. ¿Qué opina?

R: Que tienen toda la razón. Y que los sindicatos también tienen su parte de responsabilidad.

P: ¿Y de los nuevos líderes políticos? El más veterano ahora es Pedro Sánchez, con 47 años. Además el Congreso de los Diputados los representantes políticos mayores de 65 años apenas representa un 4,28% del total de los 350 asientos del hemiciclo. ¿La experiencia ya no es un grado?

R: Hace unos años caímos en la tontuna de valorar “lo nuevo” y equiparamos lo nuevo con la edad. Como si eso fuera un mérito y no algo que se cura… Es un desperdicio expulsar de la sociedad la experiencia, el conocimiento de quienes han vivido y, por tanto, tienen algo que aportar. Pero vivimos tiempos absurdos en los que se menosprecian la capacidad, el mérito, el esfuerzo, la experiencia, el conocimiento… todas esas cuestiones y valores que aportan valor añadido. Tengo la esperanza que sea una moda pasajera, aunque en el camino haya quedado mucha gente estupenda y la mediocridad se haya ido adueñando del espacio público y privado.

5
Maria Sol Hace 6 meses
Rosa representa la esperanza de no ser pisoteados democráticamente. Muy bien por la plataforma.
M.Nieves Hace 6 meses
Muy buena entrevista, solo tengo que dar las gracias por haber puesto voz a mis pensamientos
María Nieves Rodríguez Vega Hace 6 meses
Muy buena entrevista, solo tengo que dar las gracias a Rosa Díaz por decir lo que tantísimos,pensamos
ana Hace 6 meses
Esta mujer no sabe lo que hacer para tener presencia y poder. No lo logró en el Psoe y desde entonces su trayectoria es una lista de despropósitos, como UpyD y como será seguramente este nuevo invento en búsqueda de protagonismo. El ser chaquetero a todo el mundo le huele mal. ¿No se da cuenta? Y por cierto, no merece tan banal noticia una entrevista así.
nacho Hace 6 meses
vergüenza de personaje (la Rosa Díez) y vergüenza de 65Ymás.com Nos toman por tontos a los lectores?