Ocio

Los encantos de Ordesa, el Yosemite español

David Vargas

Domingo 9 de agosto de 2020

2 minutos

En verano, este centenario espacio protegido aragonés vive uno de los periodos más esplendorosos

Descubre Ordesa, el Yosemite español

Declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido incluye un conjunto de cuatro valles (Ordesa, Añisclo, Escuaín y Pineta), que se extienden como brazos alrededor del Monte Perdido, el macizo calcáreo más alto de Europa. Es el auténtico corazón de los Pirineos y uno de los primeros espacios naturales protegidos de Europa.

Para conocer Ordesa hay que caminar, no hay mejor manera. Y la excursión más asequible y recomendable del lugar es la que recorre el fondo del cañón en un entretenido ascenso hasta alcanzar su cabecera. Descubre los más llamativos rincones del valle recorriendo el llamado Camino de las Cascadas, pues pasa junto a los más importantes saltos de agua del valle. Estos son los lugares imprescindibles de este parque natural que no te puedes perder.

Valle de Ordesa

Ordesa Valle

Son numerosas las rutas de senderismo que discurren por este excepcional espacio natural. Te proponemos una clásica que va por Ordesa hasta Cola de Caballo, espectacular cascada situada al fondo del valle. Reúne casi todos los elementos paisajísticos propios de la montaña: verdes prados, tupidos bosques, ríos y un agreste telón de fondo. A ello se añade una facilidad que la hace apta para todos los públicos. Llegar a pie hasta la Cola de Caballo desde la pradera de Ordesa te llevará unas dos horas. La ruta discurre por frondosos bosques y por los preciosos saltos de agua que forma el río Arazas, como la cascada de Arripas o las gradas de Soaso.

Cañón de Añisclo

Ordesa Añisclo

Es uno de los parajes más espectaculares de Aragón, una profunda garganta esculpida durante siglos por la intensa acción erosiva del río Bellós. En la población de Escalona verás el desvío que indica Cañón de Añisclo. Por esta carretera llegarás hasta el aparcamiento de San Úrbez, pasando por un estrecho congosto conocido como el desfiladero de las Cambras. Un camino de herradura desciende hasta el vertiginoso puente de San Úrbez, que se eleva 30 metros sobre el río. Cerca está la ermita de San Úrbez, santo y pastor que vivió en esta cueva en el siglo VIII. Desde aquí puedes realizar varias rutas de senderismo.

Valle de Pineta

Ordesa Valle Pineta

Este es uno de los cuatro valles que integran el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y uno de los más majestuosos del Pirineo. Desde Bielsa hasta la ermita de la Virgen de Pineta, recorrerás una carretera rodeada de un paisaje de incalculable belleza, donde espesos bosques de pinos, abetos y hayas te acompañan durante el camino. El valle de Pineta ve nacer al río Cinca y forma uno de los cursos fluviales más espectaculares del Pirineo aragonés.

Gargantas de Escuaín

Ordesa Gargantas Escuain

Al igual que Añisclo, es una garganta fluvial atravesada por un impresionante desfiladero. Se asienta sobre un terreno calizo agujereado como una esponja, repleto de simas y sumideros por los que se filtra el agua. El valle alberga una fauna de excepción, entre la que sobresale el quebrantahuesos. Escuaín es una auténtica delicia para los aficionados a la ornitología. Desde la aldea de Escuaín puedes hacer la excursión al Puente de los Mallos, una sencilla ruta entre bosques, antiguos campos de cultivo y viejas mallatas de pastor. En el Centro de Visitantes de Tella y en el Punto de información de Escuaín te informarán.

0

No hay comentarios ¿Te animas?