Libros

Los orígenes silenciados de la mítica Coco Chanel

David Vargas

Foto: Espasa / Fotograma película

Martes 23 de febrero de 2021

5 minutos

'Las hermanas Chanel' recuerda la trágica infancia de la diseñador en el 50 aniversario de su muerte

En el 50 aniversario de su muerte, un libro recuerda la trágica infancia de Coco Chanel
David Vargas

Foto: Espasa / Fotograma película

Martes 23 de febrero de 2021

5 minutos

Este 2021 se celebra el 50 aniversario de la muerte de Gabrielle Chanel, más conocida como Coco Chanel, a buen seguro la diseñadora de moda más icónica del siglo XX. Murió el 10 de enero de 1971 en el Hotel Ritz de París, rodeada de sus amigos íntimos, ya que de su familia no se sabía nada desde hacía años. ¿Por qué? ¿Dónde estaba? Eso es precisamente lo que trata de dilucidar la novela Las hermanas Chanel, de la escritora norteamericana Judithe Little, que ha estado buceando durante años en los archivos desperdigados por medio mundo. Y lo que ha encontrado es la historia triste de unas hermanas abandonadas.

Coco Chanel nació en 1883 en una ciudad de provincias. Cuando tan solo contaba con 12 años, su madre muere de tuberculosis y el padre decide abandonar a sus cinco hijos: dos chicos y tres chicas, de entre 6 y 13 años. Los niños acabaron en una granja como trabajadores explotados, algo más común de lo que pensamos en una época de hambrunas y miserias. Las tres hermanas no corrieron mejor suerte: Julia-Berthe, Gabrielle y Antoinette, de 13, 12 y 8 años, respectivamente, fueron internadas en un orfanato.

Coco Chanel

Pobre niña rica

Ni toda la fama ni riquezas de este mundo consiguieron hacer desaparecer la profunda cicatriz que le dejó su trágica infancia. Cuando salieron del orfanato, las tres hermanas se fueron a una pensión, y a partir de entonces tuvieron que ganarse la vida. De Julia-Berthe, la mayor, poco se sabe. Acabó siendo madre soltera y muriendo en 1910 de tuberculosis, aunque algunos biógrafos apuntan que se suicidó.

Las otras dos hermanas probaron suerte como cantantes en varios espectáculos. En esa época es cuando surge el apodo de “Coco” para la diseñadora, pues solo se sabía dos canciones: Ko-Ko-Ri-Ko y Qui qu’a vu Coco, que cantaba constantemente. La suerte se le cruzó en el camino de la mano de su amante, Étienne Balsan, que la ayudó a establecerse como sombrerera en la capital, París. Y, a partir de ese momento, revolucionó el mundo de la moda y del armario femenino para siempre.

En su libro, Judithe Little investiga sobre la historia de la hermana pequeña, Atoinette, quien, al parecer, tuvo un papel relevante en la fama de su hermana mayor, pues estuvo a su lado en los primeros años contribuyendo a levantar el imperio, con la inauguración de su primera boutique en la conocida Rue Cambon. Después conoció a un piloto canadiense, del que se enamoró y con el que acabó casándose. El vestido de novia, cómo no, lo diseñó Coco Chanel. Antoinette se fue a vivir a Canadá, donde no consiguió encajar y acabó abandonando a su marido y escapándose a Buenos Aires con un amante argentino. Murió a los 33 años en extrañas circunstancias, probablemente víctima de una sobredosis.

Al enterarse, Coco Chanel intentó borrar para siempre de su memoria la existencia de su familia, de la que nunca más volvió a hablar, para centrarse en su negocio. Durante años, intentó silenciar con dinero a todo aquel que tuviera alguna prueba de su triste pasado y se inventó una historia más acorde a sus intereses, y esa es la que contó en su biografía. Excelente trabajo el de Judithe Little en Las hermanas Chanel, ya a la venta en librerías por 20 euros.