Cada vez ejercitamos menos la memoria. Antes teníamos que aprendernos los reyes visigodos, las capitales de todos los países del mundo, las obras de Cervantes, las de Lope de Vega y otras muchas cosas, que parece que son inútiles porque ahora se pueden encontrar mediante un click en internet. Sabíamos de memoria el número de teléfono de los familiares y amigos, su dirección de correo postal, jugábamos en la calle sin problema alguno de seguridad, y nos esforzábamos por pequeñas cosas que, con el transcurso del tiempo, han forjado una forma de ser y actuar.

Hoy casi nadie recuerda lo que pasó hace tan solo un mes, no podemos pasar sin secretaria informática, e incluso recibimos un mensaje diario notificándonos el cumpleaños de todos nuestros contactos. Somos más prácticos, pero menos humanistas.

Sobre el autor:

Antonio Campos

Antonio Campos

Antonio Campos nació en Ciudad Real, en la España del queso amarillo y la leche en polvo de los americanos. Licenciado en Económicas, Diplomado en Humanidades, PDG por el IESE. 

Ha trabajado durante muchos años en un importante grupo multinacional del sector financiero, al que reconoce estar agradecido por haberle dado la oportunidad de desarrollarse profesional, académica, personal y humanamente. 

Conseguida cierta estabilidad profesional y dineraria, volvió a su verdadera pasión de juventud, escribir; desde entonces, han sido cuatro libros y unos dos mil artículos de opinión, económica y política, publicados en diferentes medios de comunicación, pretendiendo conjugar la libertad individual o personal (el progresismo) con la libertad económica (el conservadurismo), elogiando las ideas y no las ideologías.

Y lo hace, dice, pretendidamente independiente, ideológica y socialmente, con la libertad de quien tiene libre el tiempo, el pensamiento y la palabra.

… saber más sobre el autor