Beatriz Cano
Opinión

"Dejo mi hotel, con cierta nostalgia"

Beatriz Cano
Diario residencia mayores: nostalgia hotel
Diario residente

Este miércoles estoy, prácticamente, con la maleta en la puerta. Estos días van saliendo los residentes del hotel medicalizado, de tres en tres, de vuelta a sus centros. En mi caso, me quedo un día más, pero se supone que el sábado ya se vacían las instalaciones. 

La verdad, no siento tristeza ni pena sino cierta nostalgia. Y es algo, parece, que también comparten los profesionales que me han atendido.

En poco más de un mes, hemos creado un vínculo de simpatía, experiencia y cariño que estoy segura que nunca olvidarán. Yo, tampoco.

También estoy segura de que volveremos a coincidir, de una manera u otra, todos los que participamos en esta aventura que hemos vivido en el hotel Room Mate Alicia. 

Ahora, me dispongo a recuperar la "normalidad" residencial. Aunque me va a costar, porque he estado bien cuidada.

Pero bueno, lo afronto con valentía. Siempre habrá un antes y un después de haber pasado por el hotel. Llegados a este punto, puedo comparar, porque estos días me he reencontrado con la genuina Asistencia Residencial. Siempre estuvo ahí, pero a algunas empresas parece que se les había olvidado en qué consistía.

Una asistencia, que se define por frases como: “Tranquila, no hay prisa”, "tómate el tiempo que necesites" o por golpes suaves en la puerta para entrar en la habitación. Una atención, que se caracteriza por el buen humor, el tratar de agradar y la amabilidad. Espero que esto no haya sido un espejismo o algo pasajero.

Con todo, no tengo mucha preocupación por lo que me vaya a encontrar en Usera. Aunque a nivel de contagios la cosa sigue complicada, sí que se están tomando medidas, al menos respecto a los test PCR, que ya se hacen a residentes y trabajadores.

De momento, en la primera planta, donde vivo, se supone que no hay contagios. Parece que al final han logrado sectorizar la residencia.

Eso sí, no me despido hoy sin antes agradecer de nuevo a todos los profesionales por el trato recibido en el hotel. Ahora, la vida sigue y la afronto con alegría y optimismo. Incluso, tengo planes.

0

No hay comentarios ¿Te animas?