Salud

Automasaje para un alivio rápido del dolor de pies

Rosa Roch

Foto: BigStock

Martes 24 de noviembre de 2020

1 minuto

Si tus pies han dicho basta es hora de darles unos mimos. Cuídalos con un buen masaje

Automasaje para un alivio rápido del dolor de pies
Rosa Roch

Foto: BigStock

Martes 24 de noviembre de 2020

1 minuto

Hay días en que, ya sea porque hace mucho calor, porque has estado todo el día de acá para allá, porque los zapatos aprietan o simplemente porque llevas un buen acúmulo de cansancio, los pies dicen basta.

Una de las formas más efectivas para disminuir el cansancio, la hinchazon, aliviar los dolores y suavizar la piel es mediante el masaje que, además, estimulará la circulación y contribuirá a hacerte sentir un bienestar general.  

Los pies sostienen el peso de todo el cuerpo y están sometidos a la presión de los zapatos, por lo que es importante cuidarlos durante todo el año, pues el dolor de pies repercute en todo el cuerpo y aumenta la sensación de cansancio y debilidad.   

Con un buen masaje de pies puedes relajar tanto el cuerpo como la mente, liberando la tensión de todo el día. Para ello no es necesario ser una gran experto masajista, ni hacer grandes preparativos, ni disponer de mucho tiempo. Diez minutos y unas sencillas pautas para que tu pareja, o cualquier otro miembro de la familia, practique un masaje revitalizante bastarán.  

Automasaje para un alivio rápido del dolor de pies

Preparación

  • Ponte en una posición cómoda y prepara el ambiente: luz tenue, música de fondo, incienso… te ayudará a relajarte y a potenciar los efectos del masaje.
  • Utiliza aceite esencial para masajear la zona, siempre es mejor que hacerlo en seco, además el aroma también contribuye a la relajación. Antes de aplicarlo sobre la zona, frota el aceite en las manos para calentarlo. Si no dispones de aceite puedes usar una crema hidrante.  
  • Al dar el masaje hay que hacer presión, de manera firme, pero sin hacer dolor. Si una zona es dolorosa, es preferible no insistir en ella.

El masaje. Paso a paso

Si te van a dar un masaje, lo primero es tumbarse colocando los pies sobre el regazo de la persona que te lo va a dar. Procura poner un cojín bajo las rodillas para que no quede el hueco vacío:

  1. Coger el pie colocando los pulgares encima y el resto debajo, en la planta. Se empieza alisando el empeine, deslizando los dedos desde el centro hacia el exterior.
  2. Se coge la punta del pie con una mano y se pone la otra sobre el talón, como base de apoyo. Se dobla el pie hacia arriba ejerciendo un poco de fuerza. Se mantiene unos segundos en esa posición y luego se desliza hacia abajo, haciendo fuerza en el centro del pie.
  3. Ahora se gira el pie hacia un lado y hacia el otro.
  4. Agarrar, apretar y estirar cada dedo de manera firme, pero sin demasiada fuerza para no lesionarlos.  
  5. Para la planta del pie hay que hacer movimientos circulares con los pulgares o con el puño.
  6. Apoyar el pie en una mano y masajear desde los dedos hasta el tobillo.
Automasaje para un alivio rápido del dolor de pies

El automasaje. Paso a paso

Para los días en que no tienes ningún voluntario o voluntaria con disposición a aliviar el dolor de pies, y el cansancio en general, puedes probar a hacerte un automasaje. No es lo mismo, pero tus pies te lo agradecerán igualmente. Solo necesitas una pelota de tenis o una de tamaño parecido con pequeñas púas, similar a la de algunos juguetes para perros.

  1. Siéntate en una silla con ambos pies descalzos sobre el suelo.
  2. Pon debajo de la planta del pie la pelota de tenis o de goma con púas y muévela hacia delante y hacia atrás durante 20-30 segundos y, después, haciendo movimientos circulares otros 20-30 segundos más.
  3. Cuando notes alguna zona algo dolorida presiona la pelota contra el suelo con algo más de fuerza.
  4. Repite el proceso con el otro pie.

Uso de aceites para el masaje

Como te decía, a la hora de aplicar el masaje es importante no hacerlo en seco y utilizar una crema hidratante o un aceite para masajes que ayudarán a obtener mayores beneficios. Los aceites facilitan el deslizamiento de las manos y los dedos por toda la superficie del pie haciéndolo más agradable y a la vez hidratando y suavizando la piel. Algunos de los que más se utilizan son:

  • Aceite de avellana: Es especialmente adecuado para el masaje de pies. Reduce el cansancio, alivia el dolor y ayuda a recuperar la energía.
  • Aceite de pistacho: Se absorbe fácilmente y deja la piel muy suave, siendo el indicado en caso de piel muy reseca. Regenera los tejidos.
  • Aceite de comino negro: Es estimula la circulación sanguínea, es tonificante e ideal para los pies hinchados. Relaja muy rápidamente.
  • Aceite de cáñamo: Es muy eficaz en caso de hongos, infecciones e inflamaciones.

¿No te apetece ya un masaje?

0

No hay comentarios ¿Te animas?