Salud

Tengo reflujo: ¿qué alimentos debo evitar?

David Vargas

Foto: Bigstock

Sábado 2 de enero de 2021

1 minuto

Cambiar nuestro estilo de vida y una dieta variada ayudan a reducir o eliminar el reflujo

Tengo reflujo, ¿qué alimentos debo evitar?
David Vargas

Foto: Bigstock

Sábado 2 de enero de 2021

1 minuto

El reflujo gastroesofágico es una enfermedad por la cual los contenidos del estómago vuelven hacia el esófago, causando síntomas como la acidez, asma, tos seca, problemas para tragar… Si no se trata puede producir problemas de salud más graves como esofagitis, úlceras o incluso cáncer de esófago. El problema del reflujo se produce cuando los anillos musculares de la parte inferior de nuestro esófago, que se encargan de evitar que los alimentos consumidos vuelvan a subir desde el estómago, no se cierran del todo bien. Es entonces cuando los ácidos gástricos vuelven hacia el esófago, causando molestias, irritación y dañando las paredes que revisten este conducto.

Hay aspectos relacionados con el estilo de vida que llevamos y la dieta que consumimos que aumentan claramente el riesgo a padecer reflujo. Hablamos de un estilo de vida sedentario y con tendencia al sobrepeso o la obesidad, lo que puede favorecer a la aparición de esta enfermedad. Asimismo, un elevado consumo de bebidas alcohólicas, café, refrescos con gas o tabaco también contribuyen a que se relajen esos anillos musculares, permitiendo el paso de los ácidos estomacales al esófago. Para saber si tenemos la enfermedad del reflujo gastroesofágico, es necesario acudir a nuestro médico, que mediante una radiografía gastrointestinal o una endoscopia nos confirmará el diagnóstico. En cualquier caso, te ofrecemos ciertas consejos relacionados con la dieta que te ayudarán a mejorar la digestión.

bigstock Dash Flexitarian Mediterranean 328077247

Alimentos grasos y ácidos, mejor evitarlos

Entre los alimentos que conviene no tomar, están las grasas (sobre todo los fritos), pero también la pimienta, el chocolate, la bollería industrial, el ajo, la menta, la cebolla, el pimiento, el tomate, los cítricos (mandarina, naranja, limón o piña) y, por supuesto, las bebidas con gas y el alcohol. También hay que evitar las comidas copiosas y las carnes grasas, como la ternera o el buey, y los embutidos. Todos estos alimentos aumentan la inflamación de la mucosa gástrica, provocándonos las molestias que antes comentábamos.

¿Qué alimentos sí son beneficiosos? Pues los lácteos y yogures desnatados, la fruta madura, las verduras (mejor en cremas y purés que crudas), carnes blancas como el pollo y el pavo, el pescado y el huevo. Y en cuanto a bebidas, te recomendamos tomar la más sana de todas ellas: el agua, aunque también son beneficiosas infusiones como la manzanilla, la tila o la melisa. Si seguimos estas recomendaciones, además de consejos de sentido común, como no tumbarse cuando hemos acabado de comer, no fumar y cenar temprano (al menos dos horas antes de irnos a dormir), mejorarán los síntomas y, por consiguiente, nuestra calidad de vida.

0

No hay comentarios ¿Te animas?