Sociedad

Conoce las excentricidades de algunos millonarios mayores de 65 años

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 27 de mayo de 2019

3 minutos

Comprarse una isla u operarse la cara para parecerse a un felino son algunas de sus ocurrencias

Millonarios excéntricos
Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 27 de mayo de 2019

3 minutos

Dice un refrán popular que el dinero no da la felicidad. Para estos millonarios, mayores todos ellos de 65 años, no sabemos si tal cantidad de billetes es proporcional a su capacidad para ser felices, pero lo que sí es cierto es que les ha ayudado a conseguir algunas excentricidades inimaginables

Algunos se compran islas privadas y otros coleccionan bolsitas de té

Con tanto dinero uno no sabe qué hacer y no le da por comprarse una casa, ni dos ni tres. Sino una isla entera. Eso es lo que hizo el cofundador y director ejecutivo de Oracle (@oracle_es), compañía del sector de las tecnologías de la información, Larry Ellison.

No contento con ser uno de los hombres más ricos del mundo y tener los mejores coches de alta gama, yates impresionantes que parecen ciudades sobre alta mar, aviones y casas donde más de uno se perdería para ir a al aseo, se compró la práctica totalidad de una isla en Hawái. Ahora, el 98% de la isla de Lanai, donde viven 3.000 personas, es suya por unos 600 millones de dólares. Millón arriba millón abajo, 

Millonarios excéntricos

Si Ellison ha dado buena muestra de ostentación, el fundador de los muebles asequibles, IKEA (@IKEASpain), Ingvar Kamprad hacía todo lo contrario. Este sueco fallecido hace un año a los 91 años de edad destacaba por sus costumbres un tanto "austeras". Pese a su fortuna, no era raro verle conducir el mismo utilitario comprado dos décadas antes, reciclando bolsas de té o aprovechar los descuentos de las tiendas para comprar los regalos de Navidad.

Los amantes de la cirugía estética

El dinero no puede comprar la inmortalidad ni detener el paso del tiempo, pero si lo puede esconder por un tiempo a golpe de bisturí. Eso es lo que debe pensar el magnate italiano Silvio Berlusconi (@berlusconi) quien, a sus 82 años, luce una frente sin rastro de arrugas y un cabello moreno que ya querrían muchos a los que les empiezan a salir canas sin haber cumplido los 50. 

Pero esa no es su excentricidad más comentada, sino su falta modestia. Berlusconi, problemas de corrupción aparte, se ha hecho llamar el Jesucristo de la política en algunas ocasiones al tiempo que ha dejado claro sus pensamientos homófobos. 

Sin embargo, el gusto por lo estético en el caso del italiano no llega ni por asomo a la obsesión de esta otra millonaria, Jocelyn Wildenstein conocida como la mujer gato. Y es que solo hay que ver su multi operada cara, el cuerpo no se ha librado de entrar en quirófano, para darse cuenta de la cantidad de dinero que ha invertido esta mujer en parecerse a un felino. Fortuna que venía de la familia de su rico ex marido.

La mujer que reconocía sin rubor gastarse un millón de dólares al mes, 5.000 de ellos solo en la factura del teléfono, asegura ahora que está arruinada, pese a la suculenta compensación recibida tras el divorcio.