Beatriz Cano
Opinión

"Llamamos a la Policía y la residencia intenta ponerla en nuestra contra"

Beatriz Cano
Diario residencia mayores: policía Usera
Diario residente

Ayer quedé con un familiar de una compañera que falleció durante la pandemia. Venía a recoger la documentación médica, tras más de dos meses de insistencia y espera.

Como ya viene siendo habitual, lo primero que le dijeron fue: "Tiene que esperar. Faltan firmas de médicos. Se lo enviaremos por email". No obstante, no es normal que tarden tanto tiempo en dar un documento de este tipo y, por ello, le aconsejé que pusiese una hoja de reclamación para que plasmase por escrito su descontento. 

Sin embargo, para nuestra sorpresa, no quisieron facilitárnosla algo que, por ley, deben hacer.  Finalmente, tras varias negativas el familiar llamó a la Policía, que se personó en el centro y subió a hablar con el director que, por supuesto, no se dignó a bajar. 

Tardaron un buen rato. La verdad, no se entendía. De qué tendrían que hablar si es tan sencillo como que reconozcan el derecho a la reclamación al familiar y punto. Tras un buen rato, volvieron a la entrada, portando una hoja de reclamación que entregaron al familiar. 

Pese a todo, los agentes no se fueron. Se quedaron remoloneando, hasta que uno de ellos se dirigió a mí: "Usted no tiene que estar aquí".

Era surrealista, yo no les había llamado esta vez y se estaban dirigiendo hacia mí para decirme eso.

Me lo volvió a repetir: "No tiene que estar aquí". Y añadió que el director, en pro de la alerta sanitaria que, por cierto, ya no es, me estaba dando esa orden, con la que el señor agente parecía estar de acuerdo. 

"¿Y dónde está el escrito que recoge esa orden?", le pregunté. El policía, muy resuelto, me contestó que no hacía falta que eso se pusiese por escrito. "Lo sé", respondí, "pero da la casualidad de que no estamos en Estado de Sitio. Soy una ciudadana que, al igual que usted, tiene todos sus derechos".

Con todo, el agente insistió y me vino a decir algo como: "Entiendo, pero es que usted está aquí en una zona de paso y acompañando a un familiar".

Correcto, le dije, pero guardo en todo momento la "distancia de seguridad y llevo mascarilla". Además, proseguí, ustedes vienen aquí a hacer cumplir la Ley para que nos faciliten una hoja de reclamaciones, no para otra cosa.

Era el colmo, no podía ser que aprovechasen que el Pisuerga pasa por Valladolid para ponerse del lado de una dirección que, por cierto, tiene interpuesta una querella en los juzgados por parte de familiares y un expediente de rescisión de contrato abierto. 

Al final, dos horas después, me retiré. Necesitaba descansar. 

2
L. Hace 11 días
USTED ES UNA PAYASA
Tua Hace 11 días
Lamentable, lamentable, lamentable. Lo de la policía es ya lo que faltaba... muy mal