Fernando Ónega
Opinión

Discrepo y me opongo

Fernando Ónega
coches mayores
Onega Fogonazos

 

Os hablo de la propuesta del fiscal jefe de Salamanca: que los conductores mayores de 70 años llevemos una M bien visible en el coche. Discrepo y me opongo. Llevar la M para que la vean otros no creo que contribuya a la disminución de accidentes. Tampoco creo que fomente el respeto de los demás conductores, porque en el tráfico solo se respetan los radares y los guardias. Y las canas son probablemente lo que menos se respeta: al mayor incluso se le insulta llamándole abuelo –creen que le insultan llamándole así– o incitándolo a irse a casa por un simple descuido en la conducción. Tengo duda de que, con esa identificación de edad, se esté violando el derecho a la intimidad. No es correcto que se marque a nadie ni por sus creencias, ni por sus costumbres sexuales, ni por el color de su piel ni por su edad. Si se marca a los mayores por su edad, se está contribuyendo al edadismo, que es una forma de discriminación, prohibida por la ley. Además, qué diablos: es de mala educación ir por la calle llamando viejos a los viejos, que eso es lo que haría la famosa M.  Y una cuestión de fondo: los más viejos que andan por las calles y las carreteras y con más peligro para la población son los coches. Pero qué os voy a contar: es lo que ocurre cuando renovar el parque automovilístico depende de una pensión.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?