La Fiscalía ya tiene abiertas más de 200 diligencias penales por la gestión en las residencias
Onega Fogonazos

 

Primero fue la tragedia: los ancianos fallecidos en las residencias sin que nadie ayudase a esos centros, sin nadie que les enviase equipos sanitarios, ni médicos ni enfermeros. Incluso sin nadie que se hiciera cargo de los cadáveres. Ahora viene el caos. El caos del recuento de víctimas. Y el bochorno: el número de fallecidos por el Covid en las residencias puede estar en torno a los 9.000, en torno a los 19.000 (hay unos 10.000 “compatibles”) o en torno a los 28.000, que es el número total de muertes. Alguien se puede preguntar qué importa la cantidad, si todas eran ya personas de limitada esperanza de vida. Pues sí importa. Y mucho. Las familias tienen derecho a conocer las causas de la pérdida de un ser querido. La sociedad tiene derecho a saber hasta dónde llegó la desatención de las Administraciones Públicas, porque si hubiera habido atención se conocerían las causas de la muerte. Y no puede ser que aceptemos con frialdad el recuento de fallecidos por miles y decenas de miles sin que nadie se conmueva. Como si fuesen sacos de patatas. Si aceptamos eso sin protestar, será señal de que hemos perdido toda humanidad.

 

1
Paulino González Fernández Hace 3 meses
" Si aceptamos eso sin protestar, será señal de que hemos perdido toda humanidad." FERNANDO,no perdemos ya esa humanidad que Vd dice, cuando llevamos a nuestros PADRES a una RESIDENCIA ( aparca viejos ) con la excusa de que no podemos atenderlos en nuestros pisos (pequeños pisos como nos acusan los del "norte") ?. ¡Basta ya de hipocresia,por favor ! Mi Madre, con mi edad,(72) tuvo a sus padres en su piso de menos de 90 metros,hasta su muerte y en cama enferma,su madre, 1 año.