Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Una necesidad llamada calcio

Ramón Sánchez-Ocaña
La leche es uno de los alimentos para mejorar el humor (Bigstock)

Sí, es eso que en química se llama Ca. Es una sustancia blanquecina que los huesos y dientes acaparan y conservan para asegurar el crecimiento y mantener la solidez del esqueleto que es nuestra arquitectura interna. El 90 por 100 de todo nuestro calcio está precisamente formando parte de los huesos y el 10 por 100 restante esta distribuido por los músculos, el cerebro, la sangre, el corazón... cumpliendo misiones fundamentales para nuestra vida. Sin el calcio ni los nervios podrían cumplir correctamente su misión, ni el corazón podría latir, ni cicatrizarían las heridas.

Frena, por ejemplo, la excitabilidad del sistema nervioso y muscular que se logra gracias al calcio contenido en la sangre cuya cifra es de 1000 mg por litro. Para mantener esta cifra vital constante el organismo tiene sus reservas: si falta, es cuando echa mano de los huesos y de allí lo toma. Si sobra, lo devuelve a las piezas óseas. Otra de sus funciones es el desarrollo del esqueleto, sobre todo del niño. Cuando falta es por raquitismo o por desmineralización. En el adulto, la falta de calcio podría llevar al proceso de osteoporosis, es decir la pérdida de masa ósea.

Además, el calcio facilita el paso del influjo nervioso a través de las conexiones neuromusculares, normaliza el sueño, la tensión sanguínea, el equilibrio del hígado, la  coagulación de la sangre...

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingestión diaria de al menos 300 mg. de calcio, subiendo hasta los 700-800 si se trata de una mujer gestante o un individuo en periodo de crecimiento.

Así que ya sabe: necesitamos calcio. Y los alimentos mas ricos en este mineral son la leche y todos los derivados lácteos. El pan, la carne, los tomates y las patatas también lo contienen. Y no olvide que las sardinas en conserva, al consumirse con las espinas reblandecidas, aportan muchísimo calcio.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor