Practicopedia

Kobido: ya puedes disfrutar del ‘lifting’ natural secreto de los emperadores japoneses

David Vargas

Foto: Bigstock

Lunes 29 de marzo de 2021

5 minutos

Este masaje facial japonés, cuya técnica es milenaria, ha revolucionado los tratamientos de estética

Kobido, ya puedes disfrutar del ‘lifting’ natural secreto...
David Vargas

Foto: Bigstock

Lunes 29 de marzo de 2021

5 minutos

Es una novedad y, por ello, ha marcado tendencia en los últimos tiempos. Hablamos del kobido, el masaje facial japonés que está causando sensación. Pero ¿en qué consiste exactamente? Primero de todo, hay que entender que en Japón la belleza exterior está íntimamente ligada al interior de la persona. Así pues, salud y belleza van de la mano y, para conseguir que esta última luzca perfecta, es necesario mantener en harmonía nuestra salud física, psicológica y espiritual.

Para conseguirlo, tenemos el kobido, cuyo sistema de masajes faciales forma parte de las enseñanzas ancestrales de la medicina oriental. Se remonta al siglo XV y muy pronto se convirtió en la terapia predilecta de los emperadores y emperatrices del país. Con los siglos, los beneficios del conocido como lifting japonés han traspasado fronteras y han llegado hasta aquí. En tan solo una hora y media de tratamiento, podemos obtener no solo un rostro suave y terso, sino también una relajación completa de la mente, ya que este masaje combate las consecuencias negativas del estrés, tanto físicas como psicológicas, sobre todo en estos tiempos de Covid-19.

bigstock Face Massage  Close up Of You 271796800

Técnicas del masaje kobido

El kobido combina técnicas de masaje facial, drenaje linfático, digitopresión y shiatsu. Gracias a esta combinación se consigue atenuar las arrugas y la flacidez, y tu piel se verá luminosa, fresca y firme. Además, disimula las manchas de la piel asociadas a la edad y erradica las migrañas. Durante las sesiones, se alternan masajes cervicales, estiramientos y exfoliaciones de la piel de la cara que nos ayudan a liberar energía y la tensión acumulada de los músculos.

Desde que estalló la pandemia, el interés por esta técnica milenaria se ha disparado en nuestro país, probablemente motivado por la ansiedad causada durante los meses de aislamiento domiciliario, el descontrol en nuestra dieta o el uso masivo de mascarillas. Todos estos factores le han pasado factura a nuestro rostro, que se ha resentido, y en las consultas de estética ha aumentado la demanda de este masaje facial en concreto porque ayuda a restaurar el equilibrio de la piel recuperando el oxígeno perdido y mejorando la circulación. El kobido, en fin, resulta ideal para retrasar el envejecimiento de la piel y conseguir que esta se vea mucho más saludable y rejuvenecida.