Cine

Clásicos del cine que se rodaron en Almería, un plató muy peculiar y con mucha historia

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 4 de diciembre de 2019

3 minutos

El género western fue el que más aprovechó las cualidades de este entorno privilegiado

Clásicos del cine que se rodaron en Almería

España siempre ha sido un país muy llamativo a ojos de la industria cinematográfica estadounidense. El clima, la gran variedad de entornos disponibles y los monumentos históricos que se conservan en perfecto estado son solo algunas de las razones que empujaron a las grandes estrellas de Hollywood hacia nuestro país. Difícil olvidar la presencia del reparto de Juego de Tronos en varios rincones de la península, como Madrid se transformó en Moscú para el rodaje de Doctor Zhivago, o ver al gran Charlton Heston por el castillo de Belmonte mientras interpretaba al Cid Campeador.

Sin embargo, si hay un lugar en España que ha acaparado siempre la atención de los más cinéfilos es Almería, más concretamente el desierto de Tabernas o los ahora parques temáticos Fort Bravo, Western-Leone u Oasys. Debido a la orografía del terreno, el género western fue el que más aprovechó las cualidades de dicha región, dejando para la posteridad grandes títulos como La muerte tenía un precio, Los cuatro truhanes o En el Oeste se puede hacer, amigo.

Un emplazamiento que no solo aportaba realismo y naturalidad a la película, sino que también salía mucho más barato que los grandes estudios de Hollywood. Motivos por los que, con el tiempo, otras grandes superproducciones cayeron rendidas a sus encantos. Bajo esta premisa, ¿qué clásicos del cine escogieron Almería para hacer realidad su historia? Te aseguramos que ya no volverás a verlos igual.

Clásicos del cine que se rodaron en Almería

Por un puñado de dólares

El célebre cineasta Sergio Leone y un todavía desconocido Clint Eastwood desembarcaron en nuestro país para rodar una de las mejores películas de western de la historia. Además de Madrid, el equipo decidió grabar algunas de sus escenas más icónicas en el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar. Allí se desarrolló la primera entrega de la Trilogía del dólar, en la que un pistolero vagabundo se ve inmerso en una disputa por el control de México entre el clan Rojo y los soldados de la Unión.

Aunque no podemos mencionarlas todas, otros títulos del género rodados en Almería son La muerte tenía un precio, El bueno, el feo y el malo, Les llaman y les llamaban sinvergüenzas, Una razón para vivir y una para morir o Un hombre llamado Noon.

Patton

Una de las películas bélicas más importantes del séptimo arte también quedó prendada de nuestra tierra. Sin embargo, a diferencia de las anteriores, fue la propia ciudad de Almería la que actuó como escenario principal del filme. El director Franklin James Schaffner transformó la Plaza de la Catedral, el Parque Nicolás Salmerón o el Cerro de San Cristóbal para narrar la biografía del general norteamericano George S. Patton, quien tras vencer al mariscal alemán Rommel condujo a sus tropas de manera imparable a través de Europa.

Cleopatra

¿Te imaginas Almería convertida en el epicentro del antiguo Egipto? Este fue el objetivo del equipo de la que, a día de hoy, sigue siendo una de las películas más caras de la historia del cine. La región española presenció una de las escenas más recordadas de la cinta: la batalla de Farsalia, en la que participaron algunos de los rostros más conocidos de la época como Elizabeth Taylor, Richard Burton o Rex Harrison. Gracias a este trabajo, Almería disfrutó de un éxito inusitado durante la década de los 60.

2001: Una odisea en el espacio

Aunque se trata de una colaboración menos importante, la famosa película de ciencia ficción dirigida por Stanley Kubrick escogió Almería para rodar una pequeña escena: el protagonista observa desde la nave espacial Discovery un entorno que simula ser un paisaje lunar. Una responsabilidad que recayó con gran eficacia sobre el ya célebre desierto de Tabernas.

Indiana Jones y la última cruzada

La tercera entrega de la saga liderada por el famoso arqueólogo, interpretado por Harrison Ford, se rodó en diversos lugares de la provincia como el desierto de Tabernas, la playa de Mónsul o las calles de la capital. Hasta allí se desplazó no solo el actor que da vida al protagonista, también el director Steven Spielberg y el inolvidable Sean Connery, quien se metió en la piel de Henry Jones, padre de Indiana.

Lawrence de Arabia

Ganadora de siete premios Óscar y una de las películas de aventuras más populares de todos los tiempos, gracias en parte a los escenarios que el director David Lean escogió para plasmar la historia. En este caso, el rodaje tuvo lugar en las dunas de Cabo de Gata y en Carboneras, a donde se trasladaron los dos protagonistas de la cinta: Peter O’Toole y Omar Sharif. Ambos nos cuentan cómo el oficial británico T.E. Lawrence ayudó a los árabes a enfrentarse a las fuerzas turcas, convirtiéndose así en un héroe para los nativos.

Conan el Bárbaro

Quizás este título no disfruta de la notoriedad del resto de películas, sin embargo, es una de las que mejor muestra los encantos de la provincia almeriense. El productor italiano Dino De Laurentiis no dudó ni un segundo en escoger nuestro país para rodar junto a Arnold Schwarzenegger las hazañas del guerrero cimmerio, quien vive en un paraje de fantasía como miembro de una tribu primitiva.

0

No hay comentarios ¿Te animas?