Ocio

Las 6 mejores villanas del cine que se ganaron la admiración del público

David Vargas

Sábado 6 de junio de 2020

3 minutos

Estas villanas de cine son tan asombrosas que nos robaron el corazón

Las 6 mejores villanas del cine que se ganaron la admiración del público

Hoy la cosa va de malas, malísimas. Son malvadas legendarias que hicieron que las películas que protagonizaron pasaran a la historia independientemente de su calidad artística. Son inteligentes, astutas y despiadadas con sus víctimas. Salvo excepciones, en la mayoría de los casos acabaron mal; ya se sabe: en Hollywood suele triunfar el bien. Pero hay que reconocer que todas ellas robaron el protagonismo a sus antagónicos personajes buenos. ¿Cuál es tu preferida?

Cruella de Vil

No necesita más presentaciones. Con permiso de Angelina Jolie en Maléfica, es uno de los personajes más violentos de Disney. Fíjate que es capaz de matar a decenas de cachorros para hacerse un abrigo de pieles en la mítica película 101 Dálmatas. Todos recordamos la versión de dibujos animados, pero también se rodó en 1996 el remake de carne y hueso, donde el personaje de Cruella lo encarnaba la gran actriz Glenn Close, quien, precisamente, protagonizó otro de esos papeles de malvada que quedarían grabados para siempre en nuestra retina: la perversa Alex Forrest de Atracción fatal. 

Peyton Flanders (Rebecca De Mornay en ‘La mano que mece la cuna’)

Esta película hizo replantearse a muchas familias con un bebé lo de contratar a según qué niñera. Rebecca De Mornay interpretaba a una psicópata que quería vengarse con todas sus fuerzas Claire Bartel (Annabella Sciorra) por el suicidio de su marido y el fallecimiento de su bebé. Por cierto, el director de este filme es Curtis Hanson, el mismo que años más tarde dirigiría LA Confidential. Lo que más me inquietó de este thriller psicológico brillante es que la actuación de De Mornay está tan lograda que, por momentos, simpatizas con ella.

Regina George (Rachel McAdams en ‘Chicas malas’)

Era la auténtica abeja reina del instituto. Su lema “Los miércoles usamos rosa” ha pasado a la historia del cine. La sombra alargada de esta cinta es tal que incluso tiene su propio día: el 3 de octubre. Las historias inspiradas por el libro Queen Bees & Wannabes, construyó un mundo en el que este drama adolescente se dividía entre lo que eres, las etiquetas que te ponen y lo que pretendes ser. Desde luego fue el trampolín para varias de sus actrices: aparte de la mencionada Rachel McAdams, estaba Lindsay Lohan y Amanda Seyfried (Mamma Mia!). McAdams ha confesado más de una vez a sus fans que le encantaría volver a interpretar el personaje de Regina en otro periodo de su vida.

Hedy Carlson (Jennifer Jason Leigh en ‘Mujer blanca soltera busca…’)

Mucho cuidado con los compañeros de piso, no todos son como simpáticos y divertidos como los de Friends. Pero, claro, quién se podría imaginar que la persona que metes en tu casa tras romper con tu novio porque te ha sido infiel es una acosadora de manual que intentará suplantarte a toda costa. La antagonista de Jason Leigh es Bridget Fonda (la hija de Peter Fonda, Easy Rider), pero solo tenemos ojos para la mala. Es una película claustrofóbica y agobiante que tiene lugar en un apartamento de Nueva York. Y la chica tímida, retraída y acomplejada que es Hedy al inicio de la cinta da paso a una psicótica controladora e hiperprotectora. Vamos, que está más loca que una cabra.

Amy Dunne (Rosamund Pike en ‘Perdida’)

Este filme de David Fincher (Seven) narra la historia de un matrimonio aparentemente perfecto. El día del quinto aniversario de boda, el marido (espléndido Ben Affleck, quién lo iba a decir) informa de que su esposa ha desaparecido. Ante la presión policial y mediática, la versión de Affleck empieza a tambalearse. Pero aquí nada es lo que parece. Amy Dunne, antigua protagonista de libros infantiles que fueron un exitazo, tiene lo suyo. Es retorcida y manipuladora, y eso siendo muy suaves. Dejando de lado los eficaces giros de guion y el papel secundario del estupendo Neil Patrick Harris, para mí lo mejor de la cinta es el fascinante retrato que hace de sus dos protagonistas y de las relaciones de pareja. Podría resumirlo todo en una frase hecha: tal para cual.

Catherine Tramell (Sharon Stone en ‘Instinto Básico’)

Verano de 1992. Todavía recuerdo el impacto que me causó esta película en un cine de Barcelona siendo yo un adolescente (sí, me dejaron entrar con unos amigos de mi edad; eran otros tiempos). Me enamoré desde el minuto uno de Catherine Tramell, graduada en Literatura y Psicología, escritora millonaria y… asesina en serie. Ojo, que Michael Douglas en el papel de policía de vuelta de todo que se deja arrastrar hasta el pozo negro de Sharon Stone está muy logrado. Casi 30 años después, esta cinta de Paul Verhoeven (que hace unos años dirigió la fantástica Elle, con Isabelle Huppert) me sigue fascinando como el primer día. Y esa ambientación, con ese lujo tan de los noventa, me chifla. Bella, sensual, atractiva, inteligente y peligrosamente manipuladora, Catherine Tramell logra desquiciar a los que le rodean, en especial al género masculino, que cae rendido a sus pies. ¡Ay, pobre Nick! ¿Te gusta jugar con el picahielos?

0

No hay comentarios ¿Te animas?