Cine

Actores y actrices famosos que rechazaron películas que luego hicieron historia

David Vargas

Martes 10 de noviembre de 2020

1 minuto

Estrellas consagradas de Hollywood como Jack Nicholson o Sean Connery dijeron ‘no’ a grandes papeles

Actores y actrices famosos que rechazaron películas que luego hicieron historia

Cuando pensamos en una película solemos asociarla inmediatamente a los actores que la protagonizaron, como si fuera un binomio indisoluble. Nada más lejos de la realidad. A veces, esos intérpretes que se hicieron famosos gracias a las películas en las que aparecieron ni siquiera estaban en la lista de posibles candidatos. Otras veces, en cambio, fueron los mismos actores quienes rechazaron el papel que daría la fama a otro por problemas de agenda o simplemente porque no les interesaba. Es el caso de John Travolta, quien, a principios de los noventa, tuvo que decidir entre participar como protagonista en la película Forrest Gump o como secundario en Pulp Fiction. Apostó por la segunda y, aunque podría haberse llevado el Óscar al mejor actor si hubiese elegido la primera —premio que consiguió Tom Hanks—, su memorable papel de Vincent Vega en la cinta de Tarantino también le devolvió al estrellato.

Jack Nicholson (‘El Padrino’)

Jack Nicholson

Francis Ford Coppola tenía claro quién quería que interpretase a Michael Corleone en El Padrino y darle la réplica al mismísmo Marlon Brando: Jack Nicholson. Al principio se mostró interesado, pues sabía que se iba a convertir en una obra maestra, pero al final decidió rechazar el papel con el argumento de que debía interpretarlo un actor italoamericano. Y así fue. El elegido, un joven Al Pacino, bordó el papel en la considerada como una de las mejores películas del séptimo arte.

Michelle Pfeiffer (‘Instinto Básico’ y ‘El silencio de los corderos’)

Michelle

Esta actriz demostró tener poco ojo clínico al rechazar dos de los papeles más recordados en sendos thrillers de los noventa: el de Catherine Tramell de Instinto Básico, que lanzaría a la fama a Sharon Stone, y el de Clarice Starling de El silencio de los corderos, que al final daría su segundo Óscar a la estupenda Jodie Foster. La primera la rechazó por sus escenas de alto contenido sexual, que la obligaban a desnudarse ante la cámara. Y la segunda, por su guion, demasiado oscuro y macabro. El tiempo ha demostrado que se equivocó por partida doble.

Gwyneth Paltrow (‘Titanic’)

Gwyneth

La industria del cine está llena de curiosidades. Kate Winslet jamás podrá agradecerle lo suficiente a Gwyneth Paltrow que rechazara el papel de Titanic por el que la actriz británica fue nominada y saltó al estrellato junto con Leonardo DiCaprio. Al parecer, cuando sus agentes le dieron el guion, Paltrow afirmó que la historia le parecía demasiado almibarada. Sin embargo, un año más tarde, durante el rodaje de Shakespeare enamorado le ofrecieron el papel protagonista a Winslet que lo rechazó y fue a parar a las manos de Gwyneth Paltrow, que ganó un Óscar por este papel. 

Sean Connery (‘El Señor de los Anillos’ y ‘El silencio de los corderos’)

Sean Connery

Sean Connery, fallecido recientemente, es otro afamado actor de Hollywood que rechazó protagonizar El silencio de los corderos, en este caso el papel del psicópata Hannibal Lecter. Al final, lo interpretó Anthony Hopkins, que se llevó un Óscar por su excelente interpretación. Más extraña resulta su negativa a interpretar el personaje de Gandalf en El Señor de los Anillos. Cuentan que llegaron incluso a ofrecerle un porcentaje de la recaudación de la cinta, además de un caché millonario, pero el actor escocés dijo que no le interesaba nada la obra de Tolkien. El resto es historia.

Meg Ryan (‘Pretty Woman’)

Meg Ryan

Fue difícil encontrar a la actriz que quisiera interpretar a la prostituta con más glamour de la historia del cine, el personaje de Vivian en Pretty Woman. Al final se lo dieron a una casi desconocida Julia Roberts, que se encumbró a los altares de Hollywood y se convirtió de la noche a la mañana en la nueva novia de América. Pero antes de que eso pasara, Meg Ryan había rechazado el papel alegando que era muy denigrante para las mujeres, y es que hay que recordar que un año antes esta actriz había protagonizado Cuando Harry encontró a Sally, que la hizo mundialmente famosa. De repente, se nos había vuelto exquisita y, con los años, se arrepentiría de no haber aceptado el papel.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?